fbpx

El proceso de apertura de restaurante requiere de una serie de pasos que se deberán llevar a cabo con el objetivo de garantizar que el negocio va a estar bien enfocado y preparado para el momento en el que abra sus puertas a los clientes. Es por ello que hemos preparado un resumen donde os explicamos todos los detalles importantes que deberemos tener en cuenta antes de abrir un restaurante.

Estudia el tipo de restaurante

Es interesante empezar estudiando el tipo de restaurante que queremos montar, prestando atención a todos los detalles que incluyen desde el tipo de comida hasta el estilo del restaurante, es decir si se trata de un restaurante más elegante o sibarita, de comida rápida, familiar, gourmet, comida para llevar, informal, bar restaurante, etcétera.
Una vez que tengas bien claro el tipo y estilo, será el momento de ponerte en marcha y encontrar un local apropiado.

Encuentra un local en el sitio idóneo

Cuando busques el local es muy importante que tengas sobre todo en cuenta el tipo de restaurante que quieres montar, ya que no todos van a funcionar en cualquier sitio.

Por ejemplo, en urbanizaciones donde predominan familias trabajadoras jóvenes, los restaurantes familiares y de comida rápida pueden ser alternativas fantásticas, mientras que si quieres montar un bar tradicional, quizás no tengas la suficiente clientela.

El objetivo es determinar qué tipo de clientes vas a poder conseguir en la zona donde estas interesado, de manera que valores si es el lugar idóneo o no para el restaurante que tienes en mente.

Recuerda que una vez que encuentres el local, deberás realizar los trámites que te permitan poner en marcha el negocio, los cuales deberás consultar en tu comunidad, ya que no es lo mismo realizar la apertura restaurante Madrid que en Alicante o en Cádiz.

Realiza un estudio de mercado previo a la apertura del restaurante

Antes de abrir el restaurante, deberás hacer un estudio de mercado, es decir, ya tienes una idea aproximada acerca de que tu restaurante va a funcionar en el lugar elegido, pero no te debes quedar ahí, sino que tienes que trasladar todo esto a cifras y datos reales.

Algunos aspectos importantes que debes estudiar para el estudio de mercado son:

• Normativa legal y ordenanzas de la forma en materia de hostelería.
• Accesibilidad no sólo a las instalaciones sino en su entorno.
• Aparcamiento en la zona.
• Posibilidades de diseño del local.
• Competencia que encuentres en la zona.
• Negocios que puedan favorecer a tu restaurante.
• Cercanía a viviendas y urbanizaciones.
• Crecimiento y desarrollo de negocios de hostelería en tu entorno.

Prepara un plan de negocio completo

Ahora es el momento de estudiar la inversión que tienes que llevar a cabo, lo que significa realizar un plan de negocio que incluya datos importantes como son:

• Datos obtenidos en el estudio de mercado.
• Análisis económico y desarrollo de la estructura de costes.
• Plan de contingencias.
• Inversión en mobiliario y equipo.
• Inversión en personal.
• Costes de permisos y licencias.
• Costes de obra e instalaciones.
• Estrategia de marketing.

El objetivo es averiguar cuánto dinero vas a gastar durante el primer año, hacer un cálculo aproximado de los beneficios que puedes obtener, y que esto te permita realizar un balance anual que sea lo más aproximado posible.

Es el momento de equipar tu restaurante antes de su apertura

Ahora que ya lo tienes todo claro, aproximadamente te habrás hecho una idea de cuánto puedes gastar en el equipamiento del restaurante, de manera que es el momento de buscar todo el mobiliario y los aparatos y electrodomésticos necesarios.

Recuerda que es importante invertir en artículos y maquinaria de calidad, ya que esto puede suponer gastar un poco más ahora, pero lo amortizarás antes y mejor, ya que los buenos electrodomésticos tienen una vida útil más larga, son más resistentes al uso frecuente, tienen menor riesgo de averías o mal funcionamiento, y te ayudarán a conseguir mejores resultados.

En cuanto al mobiliario, deberá estar inspirado en el estilo de tu restaurante, pero dentro del presupuesto que puedas gastar.

Diseña una carta que cumpla con la imagen de tu restaurante

Ya lo tienes todo bien preparado pero te falta una de las cosas más importantes que es la carta.

Recuerda que en la actualidad cada vez son más los restaurantes que abogan por los productos de temporada y por aquellos que se pueden obtener directamente del productor de manera directa y de cercanía.

Estos son pequeños detalles que mejoran mucho la calidad de los platos además de crear una imagen más sostenible de cara al cliente, un aspecto que se valora mucho.

Por ello, intenta diseñar tus platos en base a estos detalles, e intenta crear una carta que sea suficiente pero no excesiva, sino que se pueda ir adaptando poco a poco en base a lo que vayas observando que piden tus clientes.
Recuerda que tu carta tiene que ser lo que tus clientes quieren, no lo que tú quieres.

Contacta con los proveedores

Ahora ya puedes contactar con los proveedores y negociar para conseguir las materias primas y productos elaborados al mejor precio posible.

Esto suele requerir bastante tiempo y dedicación, pero puede ser determinante a la hora de ofrecer buena calidad a buen precio.

Contrata al personal para que esté preparado en el momento de la apertura del restaurante

Lo único que falta antes de la apertura del restaurante es contratar al personal, el cual te recomendamos que tenga experiencia, conozca bien cuáles son sus competencias y disponga de una adecuada formación. Aprende a gestionar un restaurante y disfruta de hostelería.